Wayfinder's guide to Eberron (2ª parte)



¡Hola a todos!

Sé que hace mucho tiempo desde que escribí la primera parte de la reseña que estoy haciendo sobre Wayfinder's guide to Eberron (podéis leer dicha primera parte en este enlace), y os pido disculpas por ello, pero como sabréis si habéis leído las entradas sobre Starfinder, desgraciadamente, he estado bastante liada últimamente en lo que denomino mi vida muggle.

¡Y ahora pasemos a lo realmente importante: la reseña de los capítulos tres y cuatro del manual!

Parte tres: Razas de Eberron


Los primeros apuntes relacionados con el sistema de juego los encontramos en esta sección, siendo la parte más interesante de este capítulo las cuatro razas exclusivas de este escenario de campaña: Los replicantes, los kalashtar, los cambiantes y los forjados de guerra.

Replicantes


Esta raza, en la que no aparecen descritas subrazas, recibe un bonificador de +2 a su carisma, pudiendo elegir, además, entre incrementar, en un punto, su inteligencia o su destreza.

Su capacidad para cambiar de apariencia les permite adoptar, con total libertad, cualquier peso, estatura, rasgos faciales, coloración de la piel, color y largura del cabello, sonido de la voz, sexo, etc, etc, aunque no pueden transformarse en una criatura a la que nunca hayan visto. Esta capacidad les permite, también, imponer una desventaja sobre una criatura que intente atacarles, dejándola ver, por unos instantes, su verdadera apariencia.

Los replicantes ganan competencia con dos de las siguientes habilidades: engañar, percepción, intimidación y persuasión, y duplican el bono de competencia con una herramienta siempre que la usen estando en su identidad favorita.

Kalashtar


Esta raza, en la que al igual que en la anterior tampoco aparecen descritas subrazas, recibe un bonificador de un punto a la sabiduría, a la carisma, y a una tercera característica a elección del jugador.

Las características más notables de estos seres es que son resistentes a los ataques psíquicos, que pueden entablar una conversación telepática con otras criaturas y que, debido a que no sueñan cuando duermen, no pueden ser objetivo de conjuros como ensueño. Conjuros como dormir les afectan normalmente.


Cambiantes


Esta raza aumenta en un punto su destreza, posee visión en la oscuridad, y la capacidad de adoptar una apariencia más bestial. Dicha apariencia les otorga puntos de golpe temporales y una cualidad distintiva que viene determinada por el tipo de subraza a la que pertenezca el personaje.


Forjado de guerra

Esta raza incrementa en un punto su constitución, poseyendo, además, diversas ventajas debido a que su cuerpo no está hecho de carne, como el no necesitar comer o beber. Poseen también una armadura natural que pueden modificar tras realizar un descanso prolongado.

El resto del capítulo está dedicado a la descripción de las demás razas y del lugar que ocupan dentro del escenario de campaña, encontrándonos, además, con información sobre materiales específicos de Eberron, como es la cimitarra de doble hoja de los elfos de Valenar.

Parte cuatro: Las Marcas del Dragón.

El siguiente capítulo está dedicado a las Marcas del Dragón, símbolos mágicos grabados en la piel de los seres vivos. Estas Marcas son las que otorgan sus poderes a los miembros de las grandes Casas de Khorvaire.

Aunque en anteriores ediciones las Marcas del Dragon eran tratadas como dotes, en este manual se describen como si fuesen una especie de subraza. Si el jugador decide, durante la creación de la ficha de juego, que su personaje posee una Marca de Dragón, deberá sustituir ciertos rasgos de los descritos en su raza por los mencionados en la Marca que haya escogido. En esta sección se describe, además, un nuevo transfondo: el de agente de una de las grandes Casas.

Y, por supuesto, no podían faltar las reglas relacionadas con las Marcas del Dragón aberrantes, extraños símbolos cuyos poderes no encajan en el de las Marcas normales.

Opinión


La verdad es que me han gustado mucho estos dos capítulos, sobre todo el enfoque que le dan a las Marcas del Dragón. Los rasgos que proporcionan cada una de ellas, sin haber llegado a probarlos en la mesa de juego, me parecen bastante útiles.

Y hasta aquí la reseña de hoy. Espero que os haya gustado.

En la tercera y última parte os hablaré de los dos últimos capítulos: Objetos mágicos y la ciudad de Sharn.

¡Besos para todos!

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO